Sensualidad | Hombre Mujer Salud Belleza Tendencias Mamá y Bebe Noticias
Portada Mamá y Bebé

Quedar embarazada
Los alimentos más perjudiciales durante el embarazo

 
  enviar
 
imprimir

Una guía muy completa sobre los alimentos que se deben evitar o limitar durante los meses de embarazo
Foto Andreanna Arambula
Foto Andreanna Arambula


Los alimentos que pueden dañar a usted o su bebé

Hay algunos alimentos que se deben evitar o tener cuidado con ellos cuando se está embarazada, ya que pueden dañar bebé o hacer que la madre enferme. Asegúrese de saber qué alimentos se deben evitar cuando se está embarazada. Algunos de estos alimentos son el paté, la leche sin pasteurizar, el sushi, la cafeína, los mariscos crudos, los cacahuetes o la carne poco hecha.

Qué quesos evitar en el embarazo

Quesos que se deben evitar en el embarazo

Es preferible evitar los quesos blandos madurados con moho, como el brie y el camembert, ya sean de leche de vaca o de cabra.

También se deben evitar los quesos azules suaves, como el azul danés, gorgonzola y roquefort.

Esto se debe a que los quesos blandos son menos ácidos que los quesos duros y contienen más humedad, lo que significa que pueden ser un ambiente ideal para que aparezcan bacterias dañinas, como la listeria.

Aunque la infección por listeria (listeriosis) es poco frecuente, es importante tomar precauciones especiales durante el embarazo ya que incluso una aparición leve de la enfermedad en una mujer embarazada puede dar lugar a un aborto involuntario, muerte fetal o enfermedad severa en un bebé recién nacido.

Si durante el embarazo muestra síntomas de listeria, busque ayuda médica de inmediato.

Los quesos duros que se pueden comer en el embarazo


Se pueden comer quesos duros como el cheddar o el parmesano, incluso si están hechos con leche no pasteurizada. Los quesos duros no contienen tanta agua como los quesos blandos así que las bacterias tienen menos probabilidades de crecer en ellos. Es posible que el queso duro pueda contener listeria, pero el riesgo es bajo.

Qué quesos blandos comer en el embarazo


Muchos tipos de queso suaves se pueden comer durante el embarazo siempre que estén hechos con leche pasteurizada. Entre estos se incluyen:

  • requesón
  • mozzarella
  • feta
  • queso para untar
  • queso de cabra
  • quesos para untar

Los quesos blandos cocidos que se pueden comer en el embarazo
La cocción completa debería matar cualquier bacteria en el queso, por lo que debe ser seguro comer quesos blandos cocidos madurados con moho, como el brie o el camembert y el queso azul cocinado ligeramente, como el roquefort o el gorgonzola, o los platos que los contienen. Es importante asegurarse de que el queso esté bien cocido.  

[Hay un artículo para las embarazadas sobre las claves para evitar el sobrepeso en las embarazadas ]

El paté en el embarazo
Evite todo tipo de patés, incluyendo patés vegetales, ya que pueden contener listeria.

Evite los huevos crudos o medio cocidos durante el embarazo

Asegúrese de que los huevos estén bien cocidos hasta que las claras y las yemas estén duras para evitar el riesgo de una intoxicación alimentaria por salmonela. Una intoxicación alimentaria por salmonela no suele dañar al bebé, pero le puede causar a usted  un ataque severo de diarrea y vómitos.

Evite alimentos que contengan huevos crudos y poco hechos, como la mayonesa casera. Si se desea comer platos que contengan huevos crudos o parcialmente hechos, es mejor usar el huevo líquido pasteurizado.

La carne cruda o poco cocida es peligrosa en el embarazo


Trate de no comer carne poco hecha, debido al riesgo potencial de toxoplasmosis.

Cocine toda la carne y el pollo hasta que no haya ni rastro de partes rosas o de sangre - especialmente con las aves de corral, la carne de cerdo, las salchichas y la carne picada, incluyendo las hamburguesas.

Aunque se había informado anteriormente de que no había ningún problema por comer carnes de res o de cordero poco hecho, siempre y cuando la parte exterior hubiera sido cocinada correctamente, algunos expertos lo desaconsejan por el riesgo a la toxoplasmosis.

La toxoplasmosis es una infección causada por un parásito que puede encontrarse en la carne, el suelo, las heces de gato y el agua no tratada. Si se está embarazada, la infección puede dañar al bebé, pero es importante recordar que la toxoplasmosis en el embarazo es muy rara.

La toxoplasmosis a menudo no presenta ningún síntoma. Si se cree que puede haber estado en riesgo, se debe hablar con el médico de cabecera, matrona u obstetra. Si se contrajera la toxoplasmosis durante el embarazo, existe un tratamiento para tratar con la toxoplasmosis.

Se deben lavar todas las superficies y los utensilios exhaustivamente después de preparar la carne cruda para evitar la propagación de bacterias dañinas. Y también deben lavarse y secarse las manos después de tocar o manipular carne cruda.

Comer embutidos y pescados ahumados durante el embarazo

Entre los embutidos fríos se incluyen el salami, el jamón, el chorizo ​​y el salchichón. Entre los pescados ahumados, el salmón ahumado y la trucha ahumada.

Algunos países recomiendan que las mujeres embarazadas eviten el consumo de embutidos fríos o pescados ahumados ya que hay un pequeño riesgo de que estos alimentos alberguen listeria o el parásito que causa la toxoplasmosis. 

La carne envasada y el embarazo ​​


La carne pre-envasada, ​​como el jamón y la carne en conserva, se puede comer durante el embarazo.

El hígado es perjudicial para el feto


No es recomendable comer hígado o productos derivados de él tales como el paté de hígado o la salchicha de hígado, ya que pueden contener una gran cantidad de vitamina A. El exceso de vitamina A puede dañar al bebé.

Evitar los suplementos vitamínicos y el aceite de pescado


No tome suplementos multivitamínicos en dosis altas, suplementos de aceite de hígado de pescado o cualquier otro suplemento que contenga vitamina A.

Limitar algunos tipos de pescado en el embarazo


No se debe comer tiburón o pez espada, y se debe limitar la cantidad de atún que se come a:

  • no más de dos filetes de atún a la semana (alrededor de 140 g cocido o crudo 170 g cada uno), o 
  • cuatro latas a la semana medianas de atún (aproximadamente 140 g una vez escurrido)

Estos tipos de pescado contienen altos niveles de mercurio que pueden dañar el sistema nervioso en desarrollo de su bebé. No coma más de dos porciones de pescado graso a la semana. Entre el pescado azul se incluye el atún fresco (no enlatado), el salmón, la caballa, las sardinas y la trucha.

No mariscos crudos durante el embarazo


El marisco (incluyendo los mejillones, la langosta, el cangrejo, los langostinos, las vieiras y las almejas) se debe comer preferiblemente cocido durante los meses de embarazo, ya que puede contener bacterias dañinas y virus que pueden causar intoxicaciones alimentarias.

No hay problema si se come camarones ya cocidos.

[ Si quieres saber más puedes leer: Guía para llevar una dieta sana durante el embarazo ]

El sushi y el embarazo


Durante el embarazo, se puede comer pescado crudo o poco hecho en platos como el sushi, siempre y cuando todo el pescado que no sea de piscifactoría haya sido congelado en primer lugar. Esto se debe a que el pescado ocasionalmente contiene algunos pequeños parásitos que pueden provocar enfermedades. La congelación mata a los gusanos y hace que el pescado crudo sea apto para comer. El cocinarlo también los matará.

Ciertos peces de cultivo destinados a ser consumidos crudos en platos como el sushi, como el salmón de piscifactoría, no tienen que ser congelados previamente. Esto se debe a que los peces de cultivo no suelen contener ningún parásito debido a los métodos de cría utilizados.

El sushi que se vende en las tiendas, no se hace en la misma tienda. Este tipo de sushi se podría comer durante el embarazo, ya que si en una tienda o restaurante se compra sushi ya preparado, el pescado crudo utilizado para hacerlo habrá sido sometido a un tratamiento de congelación apropiado. Si aun así existen dudas sobre si el pescado ha sido congelado adecuadamente, lo mejor es evitar los tipos de sushi que contienen pescado crudo, como el de atún.

La manera más segura de disfrutar del sushi es elegir las variedades completamente cocidas o vegetarianas, que pueden incluir:

  • mariscos cocidos, por ejemplo anguilas completamente cocidas o camarones
  • verduras
  • aguacate
  • huevo completamente cocido

Si una tienda o restaurante hace su propio sushi en los locales, este aún debe haber sido congelado antes de ser servido. Si existen dudas siempre se le puede preguntar al personal sobre la congelación del pescado.

Si se prepara sushi en casa se debe congelar el pescado durante al menos cuatro días antes de usarlo

Comer cacahuetes durante el embarazo


No hay nada que impida comer cacahuetes o productos con cacahuetes (como la mantequilla de cacahuete) durante el embarazo, a menos que se sea alérgica a los cacahuetes o que un profesional le aconseje no hacerlo.

Muchas mujeres piensan que no es aconsejable comer cacahuetes durante el embarazo. Esto se debe a que los médicos anteriormente aconsejaban a las mujeres que se evitara el consumo de cacahuetes si había antecedentes de alergia (como asma, eczema, fiebre del heno, alergia a los alimentos o de otros tipos de alergia) en la familia inmediata de su hijo.

Esta creencia ha cambiado porque las últimas investigaciones han demostrado que no hay evidencia clara que muestre que el consumo de cacahuetes durante el embarazo afecta a las posibilidades de su bebé aun sin nacer de desarrollar una alergia al cacahuete.

La leche y el yogur para las embarazadas
Limítese a la leche pasteurizada o UHT (ultra-tratada térmicamente) - a veces también llamada leche de larga duración.

Si solo se cuenta con leche no pasteurizada, hay que hervir primero la leche. No se debe beber leche de cabra o vaca no pasteurizada o productos derivados de esa leche, tales como el queso de cabra blando.

Todos los tipos de yogur, incluyendo los bios, cremosos, bajos en grasa, etc son aceptables durante el embarazo. Sólo se tiene que comprobar que los yogures caseros estén hechos con leche pasteurizada – de no ser así es mejor evitarlos.

Helado en el embarazo


Durante el embarazo, se pueden comer helados cremosos, ya que están procesados con leche y huevos pasteurizados, así que cualquier riesgo de intoxicación por salmonela se elimina.

Para hacer helados caseros se debe usar huevo pasteurizado o bien, seguir una receta que no necesite huevo.

Los alimentos sucios


Es recomendable lavar las frutas, verduras y ensaladas para eliminar todos los restos de tierra y suciedad visible.

La cafeína en el embarazo


Tener un alto nivel de cafeína puede provocar que el bebé nazca con poco peso, lo que puede aumentar el riesgo de problemas de salud en la edad adulta. El exceso de cafeína también puede causar un aborto involuntario.

La cafeína se encuentra naturalmente en muchos alimentos, como el café, el té y el chocolate, y además se agrega a algunas bebidas gaseosas y energéticas. Algunos remedios para el resfriado y la gripe también contienen cafeína. Así que debe consultar con su comadrona, médico o farmacéutico antes de tomar estos medicamentos.

No es necesario evitar la cafeína por completo, pero no se deben tomar más de 200 mg al día. La cantidad aproximada de cafeína en los alimentos y bebidas es:

  • una taza de café instantáneo: 100mg 
  • una taza de café de filtro: 140 mg 
  • una taza de té: 75 mg
  • una lata de refresco de cola: 40 mg 
  • una lata de bebida energética: 80mg 
  • una barra de 50 g de chocolate (negro): alrededor de 50 mg
  • una barra de 50 gramos de chocolate con leche: en torno a 25 mg

Así que con una barrita de chocolate y una taza de café de filtro casi se alcanza el límite de 200 mg de cafeína por día. Tampoco hay que preocuparse si de vez en cuando se pasa del máximo de cafeína por día - los riesgos son pequeños. Para reducir el consumo de cafeína, puede optar por tomar té y café descafeinado, zumo de fruta o agua mineral en lugar de tomar té y café normal, cola y bebidas energéticas, que contienen grandes cantidades de cafeína. 


 




Mamá y Bebé









¿Te ha gustado este artículo?
Compártelo...

También en DoctoraYan

Etapa 3. De 13 a 16 semanas de embarazo Etapa 3. De 13 a 16 semanas de embarazo

Descripción de los cambios que se producen entre la semana 13 y 16 del embarazo tanto en la madre como en el bebé

Etapa 2. De 9-12 semanas de embarazo Etapa 2. De 9-12 semanas de embarazo

Una guía sobre los cambios que ocurren desde la semana nueve a la doce del embarazo en la madre y el bebé




Sobre Doctora Yan

Doctora Yan es una de las principales fuentes de información para las personas que desean cuidar su cuerpo sin renunciar a cuidar su salud al mismo tiempo.

Fundada en 2003, Doctora Yan tiene su sede en España y cubre los mercados de Europa, América y aquellos otros de habla hispana.
  Empresa

- Sobre nosotros
- Contacto
- Publicidad
- Prensa
- Suscripción
  Canales

-
Salud
- Belleza
- Tendencias
- Mamá y Bebe
- Noticias
- Tienda
  Webs recomendadas

- Belleza y Salud
- Medicina y Pacientes
- Cuidado de los Animales
- Turismo y Vacaciones
- Agua

Portada | doctoyayan.com | Paris - Seoul - New York - Madrid |